lunes, 18 de mayo de 2009

ecosistema natural




Un ecosistema es el
conjunto de organismos
que conviven en una
determinada
comunidad, el medio
físico en el que se
desarrollan y en el que
se establecen sus
relaciones,
constituyendo una
unidad de
funcionamiento
adaptado a las
condiciones medio
ambientales



No podemos considerar un ecosistema como un conjunto
completamente aislado del resto del planeta. Los
diferentes ecosistemas de la Tierra dependen unos de
otros y se relacionan entre sí.
Todos los ecosistemas forman una gran unidad de
funcionamiento de la naturaleza que se denomina
Ecosfera.
En un ecosistema podemos distinguir:

1. La Comunidad o Biocenosis. Es el conjunto de seres
vivos que habitan en un ecosistema. Los individuos de
la comunidad que pertenecen a una misma especie
forman la población.
En la comunidad de la laurisilva canaria podemos
distinguir distintas poblaciones:
a) Una cubierta arbórea densa formada por unas 20
especies; el laurel, el palo de sangre, el tilo, el
viñatigo, el barbuzano, el brezo, el acebiño, la faya,
etc.
b) Entre los animales destacan la paloma rabiche y la
paloma turqué. Estas dos especies son endémicas y
descendientes de una ancestral paloma del terciario;
se encuentran en La Gomera, La Palma y Tenerife.
Laurel
Viñatigo
Palo de sangre
Paloma turqué
Paloma



2. El Biotopo. Es la zona geográfica donde desarrollan
su vida los seres vivos de una comunidad y las
condiciones ambientales que lo caracterizan; como es
la luz, el tipo de suelo, la temperatura, su relieve, la
humedad o la salinidad del agua.



Los ecosistemas se pueden clasificar en función de las
condiciones climáticas y geográficas, lo que nos permite
clasificarlos en dos grandes grupos: los ecosistemas
terrestres y los acuáticos.


1. Ecosistemas Terrestres. El clima es el principal
factor que determina sus características. Se
clasifican en base a la vegetación que existe en ellos,
lo que a su vez, determina la fauna que puede existir.

tundra

taiga

bosque caducifolios

bosque mediterraneo

la pradera

selva tropical

el decierto



2. Ecosistemas Acuáticos:
a) Los Ecosistemas de aguas marinas constituyen cerca
del 97 % de las aguas terrestres. Las variaciones que
existen en las diferentes zonas de los mares en cuanto
a su iluminación, oxígeno, temperatura, salinidad o
profundidad determinan los distintos ecosistemas que
las colonizan.
b) Ecosistemas de aguas continentales. Incluyen
alrededor del 3 % de las aguas terrestres. En función
del movimiento de sus aguas, podemos clasificarlos en
ecosistemas de aguas corrientes, como los torrentes y
los ríos, y ecosistemas de aguas estancadas, como los
lagos y las marismas.


COMENTARIO DE UN ECOLOGISTA:



- Son cuatro principios derivados de cuatro grandes problemas que se pueden percibir. El primero es de escala, que en términos de espacio ecológico hemos llenado el mundo. Para hacer frente a este problema yo propongo el principio de autocontención o gestión generalizada de la demanda. Luego, otro gran problema sería que vivimos en sistemas socieconómicos mal diseñados porque encajan mal en los sistemas naturales que los contienen. Eso es un problema de diseño y para hacerle frente está el principio de biomímesis que significa imitación de la naturaleza. Un tercer problema es que somos ineficaces en el uso de la materia y la energía: somos muy derrochadores. Se trata de un problema de eficiencia y para hacerle frente propongo el principio de ecoeficiencia. Otro grave problema es que tenemos un sistema de ciencia y tecnología bastante descontrolado y para hacerle frente propongo el principio de precaución.

Todos los medios y ecosistemas naturales se enfrentan ahora a una dificultad sin precedentes: la humanidad. El ser humano ha comprimido en unos pocos siglos cambios que en su ausencia hubiesen exigido miles o millones de años. Las consecuencias de estos cambios están todavía por ver. A continuación se describen los impactos más importantes de la actividad de los seres humanos sobre los ecosistemas (véase Impacto ambiental).
Destrucción y fragmentación de hábitats
La influencia más directa del hombre sobre los ecosistemas es su destrucción o transformación. La tala a matarrasa (el corte de todos los árboles de una extensión de bosque) destruye, como es lógico, el ecosistema forestal. También la explotación selectiva de madera altera el ecosistema. Lo mismo ocurre con la desecación de humedales que se ha llevado a cabo de forma sistemática (para ganar tierras de cultivo o eliminar la fuente de enfermedades) y cuyo mayor exponente es la desecación del mar de Aral por el aprovechamiento de las aguas de sus tributarios.
La fragmentación o división en pequeñas manchas de lo que era un ecosistema continuo puede alterar fenómenos ecológicos e impedir que las parcelas supervivientes continúen funcionando como antes de la fragmentación.
Cambio climático
Ahora se acepta de forma generalizada que las actividades de la humanidad están contribuyendo al calentamiento global del planeta, sobre todo por acumulación en la atmósfera de gases de efecto invernadero.
Las repercusiones de este fenómeno probablemente se acentuarán en el futuro. Como ya se ha señalado, el cambio climático es una característica natural de la Tierra. Pero antes sus efectos se podían asimilar, porque los ecosistemas ‘emigraban’ desplazándose en latitud o altitud a medida que cambiaba el clima.
Como ahora el ser humano se ha apropiado de gran parte del suelo, en muchos casos los ecosistemas naturales o seminaturales no tienen ningún sitio al que emigrar.
Contaminación
La contaminación del medio ambiente por herbicidas, plaguicidas, fertilizantes, vertidos industriales y residuos de la actividad humana es uno de los fenómenos más perniciosos para el medio ambiente.
Los contaminantes son en muchos casos invisibles, y los efectos de la contaminación atmosférica y del agua pueden no ser inmediatamente evidentes, aunque resultan devastadores a largo plazo. Las consecuencias de la lluvia ácida para los ecosistemas de agua dulce y forestales de gran parte de Europa septentrional y central es un fenómeno que ilustra este apartado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada